NIÑOS Y ELEFANTES. LA RESISTENCIA DE LA MEMORIA, LA IMAGINACIÓN Y LA CULTURA

3 Nov 2016

HOY  SE INAUGURA  LA EXPOSICIÓN "LIBROS PROHIBIDOS PARA NIÑOS Y JÓVENES. 1976-2016" EN EL MUSEO HISTÓRICO DE ENTRE RÍOS MARTINIANO LEGUIZAMÓN

 

Un niño hunde la mano en su fiebre
y saca astros que tira al aire
y ninguno ve
Yo tampoco los veo
Yo solo veo un niño con fiebre
que tiene los ojos cerrados
y ve animalitos que pasan por el cielo.
Pasen en su temblor.
Yo no veo esos animalitos,
yo veo al niño que ve animalitos
Y me pregunto
 ¿por qué esto pasa hoy?
¿Pasaría otra cosa ayer?


Fragmento de “Niños” · Del Poeta Juan Gelman

 

“¿Por qué esto pasa hoy? ¿Pasaría otra cosa ayer?” se pregunta el poeta Juan Gelman.

¿Qué pasaba con los niños ayer?  ¿Qué pasó con el “ser niño” que fuimos? 

¿Qué pasó con el ser niño durante la época de la dictadura cívico-militar argentina? 

¿Qué pasa cuando dejamos que los niños piensen, imaginen, sean ellos mismos? 

Estas preguntas, surgen de la inquietante y revoltosa necesidad de la memoria, pero también de la experiencia.  Surgen del encuentro con muchos de los libros que resistieron como el elefante -uno, dos y miles-, guardados y escondidos de los ojos de la censura.  Esos libros para niños, que eran para vos y para mí, que nos quitaron.  Y que, a quienes tenían la capacidad y el derecho de nutrirnos (madres y padres, abuelas y abuelos,  hacedores de la cultura: escritores, editores, maestros) les quitaron mucho más.  Identidad, Vida, Plenitud… Niños

 

Como otra documentación “peligrosa”, esos libros para niños, lograron ser conservados en La Nube, no sin temor y con mucho riesgo.  Al igual que el riesgo que asume Víctor (1), un elefante que se anima a pensar en “elefante”, a lo grande, La Nube resistió a la represión cultural. 

Vemos hoy, cómo ciertos fenómenos hicieron que los niños también estuvieran en la mira durante aquellos terribles años, pero no como seres “protagonistas centrales de la humanización de la cultura” (2) sino como objetos desarticulados. Un golpe a los niños, al imaginario colectivo y…zás! 

 

Entre aquellos libros vedados, hoy develados, otros libros para niños habitan, viajan, circulan para resistir al olvido y a la negación. Libros, lecturas, imágenes que provocan y contagian el deseo de crecer en libertad, como seres plenos de derechos.  Libros que se han publicado durante estos más de treinta años de democracia que abren a otras preguntas.  ¿Podemos hoy resignificar la mirada sobre la niñez, resignificar el valor de nutrir a través de la cultura?  Los años de democracia, la lucha fecunda de las Abuelas, la resistencia cultural de quienes sobrevivieron a la oscuridad, la Declaración de los Derechos de Niños y Niñas: ¿han ampliado la mirada de hoy? 

 

La Nube, quiere que cada niño y joven de hoy tenga acceso a abrir las páginas de todos los libros.  Que todos los niños tengan las mismas oportunidades de nutrirse y jugar, de imaginar y crear un mundo mejor.  Los niños aprehenden con todo, pero sin memoria “estamos fritos”(3).

 

LA NUBE EXPONE EN PARANÁ

 

La Exposición “40 años del Golpe (1976 – 2016). Libros prohibidos para niños y jóvenes” se llevará a cabo del 3 al 9 de noviembre, en el Museo Histórico “Martiniano Leguizamón” en la Ciudad de Paraná. Cuenta con más de ciento cuarenta libros, en primeras ediciones, y documentos varios que forman parte del patrimonio de La Nube. Entre las curiosidades, se podrá ver "El Diario de los Chicos" -una publicación del Departamento de Comunicaciones  del Ministerio de Educación,  dirigido por Marta Dujovne (1973-1974)- que como antecedente entre otros materiales sufrieron la censura; la otra "curiosidad" es la versión original escrita en alemán que en Argentina se tradujo como Cinco dedos, del cual no se conocía la autoria. Por otra parte, en Alemania fue explicitamente divulgado como un libro que hablaba sobre anti-autoritarismo, pero también sufrió los embates de "cambio de color", como lo que sucede en la historia de El pueblo que no quería ser gris.     

 

No deja de ser menos significativo, que esta muestra haya sido impulsada por la Secretaría de Extensión y Cultura de la Facultad de Ciencias de la Educación de Paraná, una de las universidades que en plena dictadura provocó la quema de infinidad de libros. Según María Elena Lothringer -docente de esta facultad- la muestra traduce “la muerte de una cultura, más allá de la tragedia de la Argentina en términos de vida”. “Es todo muy fuerte. Es poder ver la bestialidad con que la dictadura arrasó con una cultura”, insistió.(4)

Notas

(1) Víctor es el elefante protagonista del cuento que también da título al libro Un elefante ocupa mucho espacio de Elsa I. Bornemann, censurado por Decreto Nº 3175 (octubre 1977).

(2) Pablo L. Medina, en el editorial de la revista El Loro pelado (1979).

(3) Frase que repite una y otra vez uno de los niños personajes de Dailan Kifki, M. E. Walsh. Otro de los libros censurados.

(4) Nota publicada en El Diario (1º-11-2016)

 

 

Please reload

  NOVEDADES

Posts destacados

RECONOCIMIENTO A LOS 40 AÑOS DE LA NUBE

26 Jul 2015

1/1
Please reload

Posts recientes

30 Nov 2016